Comer con el cerebro

Michael Pollan, autor de "Food rules", parte del sentido común y propone que para comer bien sólo necesitas usar la cabeza.

Estos son los consejos del académico y escritor:

1. No coma nada que no se pudra

Todo lo que no cumpla este requisito es porque ha sido procesado con agentes químicos hasta la inmortalidad.

2. Compre en las paredes del supermercado, no en los pasillos

La comida fresca (carne, pescado, lácteos,...) se pone en las paredes y la procesada en los pasillos.

3. Evite las cosas que su abuela no entendería como comida

Si tu abuela no reconoce un ingrediente probablemente sea químico. Y aunque no hay pruebas de que sean un peligro para la salud, piense que la raza humana no lleva mucho tiempo comiéndolos.

 

4. Coma solo animales que hayan comido bien

La evolución ha diseñado rumiantes, capaces de convertir hierba en grasas saludables. La industria alimentaria los ha cebado de pienso energético para que crezcan más y peor.

5. Cuanto más blanco sea el pan, más joven morirá

Ingerida tal cual, no tiene las virtudes de otros granos, podríamos decir que es como un chupito de glucosa que arrasa el organismo.

6. Coma plantas, sobre todo con hojas

Miles de estudios han probado que una dieta rica en fruta y verdura reduce las posibilidades de morir de alguna enfermedad occidental como el cáncer. No es mala idea pensar en la comida como un japonés.

7. No compre comida que se llame igual en todo el mundo

Hay traducción al francés para canónigos, pero no para Big Mac ni Pringles.