Bolso masculino: Guía de uso

El bolso masculino sigue generando una mezcla de interés y desconfianza. El secreto está en escoger el modelo adecuado.

Y con toda la variedad de bolsos masculinos que hay actualmente, el maletín de toda la vida, ése que nos daba tanta seguridad,  esta pasando a un segundo plano por ser el rival más débil, aunque, como todo vuelve, puede que en un tiempo vuelva a recuperar protagonismo como lo ha hecho la mochila para cualquier ocasión o la riñonera. Pero hasta que eso no pase, si quieres ir a la moda y con estilo no te queda otra que adaptarte a las novedades.

Aquí van 5 ideas para acabar con las inseguridades:

 

1. Tamaño

Tiene que haber armonía entre el tamaño del bolso y la estatura o el tamaño de tu cuerpo. Si te miras al espejo y no puedes dejar de mirar esa cosa que te cuelga del hombro, es que no es el adecuado.

 

2. Formato

No hay hombre sin teléfono, ni teléfono sin cargador. A partir de ahí, decide qué más cosas quieres llevar encima y después podrás elegir el tamaño y la forma del bolso. Desde una cartera de mano hasta una bolsa de deporte.

 

3. No hay que parecer un rapero

Un vaquero, jersey de cachemir y carísima chaqueta de napa, no pegan con el bolso más lujoso de Louis Vuitton. y como decíamos en el punto uno, tiene que haber armonía.

 

4. Cuidado con el efecto Hollywood

Si te plantas un bolso estilo "shopping bag" , un formato cada vez más extendido, pero difícil de llevar, con las llaves del coche en una mano y un vaso del Starbucks en la otra, es muy probable que te confundan con un actor de Hollywood. Si es lo que quieres, ¡adelante!

 

5. En caso de duda...

Una bolsa de tela o una maleta de cuero siempre serán accesorios sencillos y respetuosos con tu personalidad.

 

Dicho ésto, sólo te queda encontrar el bolso perfecto para cada ocasión y como dijo Gore Vidal, "El estilo es saber quien eres, lo que quieres decir y que todo te importe un bledo".