Educación postural

A todos nos pasa. Andamos, nos sentamos, agachamos e incluso andamos mal.

Antiguamente las abuelas más severas obligan a sus nietos y antes a sus hijos, a comer con un libro en la cabeza para obligarles a mantenerse rectos. A falta de ese tipo de mujeres hemos terminado adquiriendo posturas perjudiciales que con el paso del tiempo deforman y encogen el cuerpo.

Aquí os dejo unos pasos a seguir para cada postura,  que seguramente estaréis hartos de oír pero que nunca está de más volver a escucharlos, puede que ésta sea la definitiva.

 

De pie

Cuando no se tiene una postura alineada, se producen dolores en la zona cervical y lumbar y en ocasiones cifosis (chepa).

¿Cómo corregirlo? Ponte la rutina diaria de apoyar por completo la espalda en una pared mientras respiras con calma durante unos minutos.

 

Sentado

Para sentarse correctamente hay que mantener la pelvis alineada y la zona lumbar recta.

¿Cómo corregirlo? Lleva la pelvis ligeramente hacia delante para apoyar por completo la zona lumbar sobre el respaldo (imaginario, en caso de que no hubiera)

 

Agachado

Agáchate siempre flexionando las rodillas. De lo contrario te provocarás dolor  lumbar y debido a la hipertensión de las rodillas, molestias en estas articulaciones.

¿Cómo corregirlo? Siendo consciente de ello. Además, intenta apretar los músculos del estómago si vas a levantar peso, así evitarás forzar la espalda.

 

Andando

Los pies deben ir en paralelo y apoyando completamente la planta, ya que, si no proporcionan el apoyo necesario se terminan forzando otras zonas.

¿Cómo corregirlo? Cuando camines, evita que tus pies se crucen y mantén la verticalidad imaginando que vas sujeto por una cuerda que tira de tu cabeza hacia arriba.

 

 

Además de estos consejos te recomiendo que realices estiramientos a menudo, ya que esto facilitará todo lo anterior.

El masaje Tailandés puede ayudarte si eres de los que no tiene fuerza de voluntad para marcarse una rutina de estiramientos en casa.

Este masaje combina técnicas de digitopresión, estiramientos y amasamiento muscular nacidas en el seno de las ancestrales culturas médicas de China y la India datadas desde hace más de 2500 años. Se centra especialmente en corregir, combatir y prevenir las malas posturas que tienen su origen en nuestros malos hábitos diarios.

Todos estos beneficios derivan en una disminución del estrés, ayuda a mejorar tus horas de sueño e incrementa la capacidad para sentir la conexión entre cuerpo y mente.

Si estas decidido a cambiar esos malos hábitos y  necesitas una ayudita extra, llámanos al 91 579 11 75 y pide cita para el masaje Tailandés.